Niño Moreliano Premiado Por Inventar Removedor De Grafitti A Base De Nopal

De Interés Inicio Noticias

Se llama Jayro Díaz Hernández, tiene once años, y a su corta edad, este chamaco oriundo de Morelia ha creado un removedor de grafitti a base de nopal el cual además  no daña las superficies y que ya fue probado con éxito.

Derivado de su invento, Jayro obtuvo el primer lugar nivel primaria en el Segundo Encuentro Nacional de Jóvenes y Niños Investigadores, mismo que se realizó como parte del décimo aniversario del Programa Adopta un Talento (Pauta) realizado en El Colegio Nacional en la Ciudad de México.

Jayro inventó dicho removedor  al ver exceso de grafitti en su colonia, y que ya fue aplicado a distintas superficies sin dañarlas, desde cantera negra como la de la Ciudad de México, cantera rosa característica de Morelia, laja de barro, cantera blanca, lámina y vidrio, en todas las cuales el grafitti pudo ser retirado exitosamente.

Es, más que nada, un tratamiento correctivo, en base a mucílago de nopal, glicerina y etanol, que es posible usar en edificios históricos sin dañarlos, siendo además que una de sus cualidades es que es transparente, por lo que permite remover el graffiti manteniendo el color original de la pared, lo que evita que tenga que ser completamente pintada nuevamente. El removedor se aplica con una fibra y se procede a retirar el grafiti.

Jayro actualmente es estudiante del Instituto Columbus de Morelia, e inició en el programa Pauta en la UNAM campus Morelia para después recibir mentoría en su proyecto de un grupo de profesores de la Universidad Latina de América (UNLA), provenientes de distintas áreas como comunicación, ingeniería civil, biotecnología y psicología.

Así, el pequeño inventor recibió asesorías de los docentes Katrin Barriga Fernández, Xóchitl Tavera, Cervantes, Norma Karina Ávila Huerta, Benjamín Murguía Martínez, Lucrecia Huerta González y Mónica García Abraham, quienes lo apoyaron en distintos aspectos, desde la búsqueda y análisis de la información necesaria para desarrollarlo, el mejoramiento de su expresión oral y el lenguaje corporal para exponer su proyecto en público hasta la realización de múltiples pruebas que lo llevarían a desarrollar un producto con las características deseadas.

Xochitl Tavera, directora de Acreditaciones, y  Lucrecia Huerta González, Directora de la Licenciatura en Ingeniería Civil de la UNLA, explicaron que el proyecto se desarrolló en las instalaciones de esta universidad durante seis meses en la que se ensayaron diferentes mezclas con distintos aditivos, hasta conseguir el producto deseado.

Para obtener los resultados deseados, uno de los retos que se plantearon durante su desarrollo consistió en que éste no produjera hongos en la pared, por lo que actualmente es posible aplicarlo y después de retirar el graffit limpiar el exceso con agua. Un reto más fue el evitar la pronta oxidación de este producto y queda pendiente determinar su tiempo de caducidad.

Pero además, un factor fundamental de la investigación fue una entrevista e intercambio de experiencias entre Jayro y Salvador Magdaleno Acosta, actual estudiante del Instituto Tecnológico de Morelia, quien en 2014 fue ganador del concurso Expo Ciencias estatal y nacional, realizado entonces en Nayarit. Ello le dio el pase para asistir a la Semana de los Nobel, en Estocolmo, Suecia, y a la Feria de Ciencias que se realizó en ese marco, como representante de Latinoamérica, quien desarrolló una pintura que cubre y borra el grafiti y el ennegrecimiento ocasionado por el tráfico vehicular, por lo que utilizó baba de nopal, sal y óxido de hierro como colorante, el cual se obtiene de metales en proceso de deterioro.

En el caso de la pintura, ésta permite cubrir el graffiti y tiene una base de color que sirve como tratamiento preventivo pues evita que éste se adhiera a la pared, se trata de un tratamiento preventivo mientras que en el caso del removedor es correctivo y permite retirarlo una vez que ha sido realizado.

Una de las primeras tareas que realizó Jayro, fue investigar sobre el graffiti, tanto en internet como en recorridos de campo. “Se trata de un problema mundial”, aseguró. En esa etapa se encontró con el uso de las sociedades prehispánicas del nopal como aglutinante en la construcción de sus edificios, además de que es una planta muy abundante en nuestro país.

Jayro reconoce que su incursión por la ciencia le ha traído múltiples satisfacciones, pero el desarrollo de esta investigación ha disminuido el tiempo dedicado a labores propias de su edad, como las tareas escolares o el fútbol, a las que, es sincero, no piensa renunciar.

Con info de Agencia ID