La alegoría de la caridad, pintura mural el antiguo asilo Narciso Mendoza, exconvento de las Capuchinas.

Por: L.H.A. Carlos Adolfo García Solís.

Ubicado al sur, en el núcleo histórico de la Ciudad de Morelia; se erigió bajo el estilo Barroco un atractivo, delicado y a la vez monumental complejo arquitectónico. De presencia histórica y referencia religiosa, que aprehende la vista de quien surca las sinuosas calles del “Barrio de Capuchinas”, del que busca refugio en la frescura de su jardín. Conocido lugar que en épocas pasadas acogió a las religiosas franciscanas, quienes a partir de 1734 se establecieron para fundar su convento y gracias al patrocinio de altos religiosos la elegante posibilidad de un templo; cuya riqueza patrimonial radica en el contraste estilístico que irradia en su interior. En la actualidad, éste resguarda dos de los cinco retablos dorados que se conservan en la ciudad.

El convento de las Capuchinas, en su origen, estuvo dedicado a la instrucción religiosa correspondiente al clero regular, dirigida a las nobles de linaje indígena. Actividad que la Hermandad de Santa Clara de Asís Capuchinas o la Segunda Orden de San Francisco, desarrollaban hasta ser desalojadas de sus bienes al punto de la declaratoria de la “Ley Lerdo” o “La Ley de Desamortización de las Fincas Rústicas y Urbanas de las Corporaciones Civiles y Religiosas de México” ocurrida en el año de 1856.

Con el advenimiento y triunfo de las leyes de reforma, el inmueble que constituía el convento adquirió nuevas funciones, entre las que destacan ser la cede del Hospital Civil (1867) al que más tarde se le incorporó la Escuela de Medicina, además, de un hospicio de varones. Instituciones que pronto se vieron obligadas a buscar un nuevo destino, ya que, para el año de 1901, el edificio presentaba un inconveniente estado de conservación y era necesario intervenir el inmueble para mantenerlo en pie. Por ende, las autoridades gubernamentales, encabezadas por el entonces Gobernador de Michoacán, Aristeo Mercado, dieron la responsabilidad del trabajo de remodelación al Ingeniero Porfirio García de León, quien durante los años de 1906 a 1908 realizó la proyección de una edificación a la manera neoclásica, testificando con ello el gusto estético prevaleciente en los primeros años del siglo XX.

El contexto revolucionario lega al inmueble la función de cuartel. Vocación interrumpida hacia el año de 1914, cunado entra en vigor la “Ley de educación normal para maestros”, la cual deriva en el establecimiento de la Escuela Normal para Profesores, a la cual se le anexó una escuela primaria, situación que duró el escaso tiempo de un año. Con el arribo de las tropas villistas a la capital de Michoacán, le siguió la clausura de las instituciones educativas alojadas en el exconvento para que este volviera a funcionar como cuartel.

Sin embargo, nuevamente ésta se vio interrumpida cuando el General Francisco Elizondo, gobernador en turno, fundó en ese lugar, el asilo para niños huérfanos y desvalidos “Narciso Mendoza”. Y así desde el año de 1917 el inmueble, antes convento de Capuchinas, ha dado cobijo a diversas instituciones de corte educativo, entre las que destacan la Escuela Industrial Femenil “Josefa Ortiz de Domínguez” con permanencia al año de 1963, fecha en la que se estableció la Escuela Primaria Federal “José María Morelos”.

En la actualidad, para referirse a la edificación localizada en el número 290 de la ahora calle de Ortega y Montañez, se ha socializado entre los habitantes de Morelia el titulo de “Edificio de Rentas”, debido a que entre sus muros se encuentran algunas oficinas de la Administración de Rentas de la Tesorería General del Estado de Michoacán, las cuales han permanecido funcionando con atención al público desde 1988.

Y es en este sitio que dirigiremos nuestras curiosas miradas al interior del edificio, hacia el cubo de la escalera y atestigüemos como se alza el nicho pictórico. Pintura mural que conjuga la propaganda política, oficializando la fundación del asilo “Narciso Mendoza”.

Singular el caso de esta pintura, ya que es común observar una manifestación artística sobre los muros en edificios públicos, pero no es común ver una pintura cuya temporalidad sea inferior a la década de los 20´s del siglo pasado. Evidenciando el gusto influenciado en la sobriedad y racionalidad de las formas académicamente estudiadas y en la temática de la obra pictórica. La cual está vinculada a enfatizar el carácter filantrópico del inmueble.

Se percibe entonces, el luminoso nicho, que emula la volumetría de una arquitectura ecléctica de línea sobria y simétrica, acompañada de una estatuaria que cobra vida, se mueve a pesar de su monocromo ocre, se expresa y sirve de guía al receptor atento. Quien encuentra al centro la escena principal, el conjunto figurativo antropomorfo que se identifica como la “alegoría a la caridad”; mujer con manto rojo sujetando a un niño en su regazo, se impone sobre las pueriles figuras que protege hacia su izquierda. Mientras por la diestra extiende su brazo convocando al desvalido, pues es y se sabe bondadosa. Debajo de ésta, se ubica la cartela que hace de la obra pictórica un documento oficial de carácter informativo y se lee; “H. Ayuntamiento de 1917. Fundador de este asilo lo inauguro el 5 de febrero del propio año con el nombre de asilo municipal “Narciso Mendoza”. En el remate del nicho, se despliega la imagen de Aristeo Mercado quien fuera gobernador de Michoacán durante el periodo de 1891 a 1911.

De esta manera descubrimos un rincón de Morelia, que deja sentir el paso del tiempo, el cual se detiene un momento sobre un muro, que explícitamente informa, habrá y nos invita a descubrir más sobre los propios monumentos erguidos sobre esta ciudad.

Para más información véase:

  • Figueroa Zamudio, Silvia. Ed. (1995). Morelia, patrimonio cultural de la humanidad, México, Gobierno del Estado de Michoacán, Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, H. Ayuntamiento de Morelia.
  • Ramírez Romero, Esperanza (1981). Catálogo de construcciones artísticas, civiles y religiosas de Morelia. Morelia Mich. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.
  • Ripa Cesare (2007). Iconología. México. Akal Editorial.
  • Torres Vega, José Martín (2004). Los conventos de monjas en Valladolid de Michoacán, Arquitectura y Urbanismo en el siglo XVIII. Morelia Mich. Gobierno del estado de Michoacán.