ENCUENTRO: El inicio de la era multipolar

De Interés Inicio Noticias

Por: Bryan Ramírez

Conforme pasan los días Estados Unidos se aferra más a la idea de una posible intervención en Venezuela, con el pretexto perfecto de llevar “democracia” a un país con una inestabilidad política provocada por la 

extrema derecha de dicho país caribeño, ese falso pretexto es el mismo que se usó en Irak hace más de 14 años para invadir un nación rica en petróleo y gas, y que hoy vuelven a vender esa falsa versión con tal de favorecer a las multinacionales petroleras, mismas que fueron expropiadas hace casi una década y que hoy añoran volver apoderarse de una de las reservas de crudo más grandes del planeta, en un momento donde la industria de los combustibles fósiles aún representa un negocio multimillonario, pero que se ve amenazado por el cada vez más creciente mercado de las energías renovables.

Donald Trump de manera irresponsable tiene abiertos dos posibles frentes de guerra con circunstancias, que aunque parezcan iguales son totalmente diferentes, por un lado en Asia el Presidente de los Estados Unidos amenaza a Corea del Norte con bombardear su territorio si no frena sus pruebas nucleares, una amenaza que pone al mundo al borde de una guerra nuclear jamás vista y que podría cambiar por completo la vida de los seres humanos en la tierra, por otro lado en sudamérica también amenaza con invadir Venezuela con el fin de derrocar a Nicolás Maduro del poder, intentando convertir a latinoamérica en el Medio Oriente del hemisferio occidental. Lo que el magnate neoyorquino no quiere aceptar, es que ambas naciones tienen el respaldo de las dos máximas superpotencias; Rusia y China, que buscarán a toda costa evitar cualquier intervención militar en estas dos naciones, tal como está sucediendo en Siria, donde el poder económico y militar de cada una de las dos potencias hace un contrapeso al intervencionismo de los Estados Unidos en la región, y no permitirán que un escenario similar se replique en otras zonas del planeta.

En las próximas semanas podremos observar el inicio de una nueva era multipolar, en la que las potencias como China. Rusia e Irán mostrarán su contrapeso contra las potencias occidentales, y lo harán al entrar como protagonistas al evitar, ya sea una guerra nuclear en Asia con Corea del Norte, o una invasión a Venezuela que llevaría a la desestabilización de todo el continente. Es una vergüenza que países como México sean mensajeros de Estados Unidos para intentar intervenir en asuntos internos de otra nación, peor aún, cuando Donald Trump humilla a nuestro país en cada oportunidad que se le presenta.

No es de extrañar que un conflicto armado esté a punto de estallar en cualquier parte del mundo, el interés real es el reactivar la industria petrolera cada vez más desplazada por el uso de energías renovables. No es extraño que las nuevas potencias hayan surgido con una política exterior menos intervencionista que la de Estados Unidos, era un capítulo en la historia universal que tenía que suceder, ahora la pregunta es ¿Cuántas naciones se sumarán a la nueva era multipolar? Solo el tiempo lo definirá.

 

 

 

 

 

Twitter: @bramirezh

Facebook: Bryan Ramírez

Instagram: bramirezh_