Dulces de Morelia

Historia Inicio Morelia

Morelia, capital del Estado de Michoacán, cuenta con un sinfín de atractivos turísticos y sin duda uno de ellos son sus dulces. La mejor opción para apreciarlos, es acudir al Museo del Dulce, sitio que reúne más de 300 productos de exquisita procedencia.

Para deleite de chicos y grandes, la antigua Valladolid, hoy Morelia, es un sitio ideal para degustar exquisitas golosinas, que son parte del sabor de nuestro México; desde el típico ate, hasta la laminilla enchilada o el agridulce tamarindo -todos propios de la ciudad-, hasta el conocido rompope, tradición de las miles de monjas enclaustradas durante el virreinato en los conventos morelianos, ya fuesen las Dominicas del convento de Santa Rosa de Lima o las de la Congregación de Santa Catarina de Miér, en Pátzcuaro, donde la tradición del dulce es aún mayor.

¿Quieres saber la receta de los ates?

Se extrae la pulpa del membrillo ya cocido para después cocinarlo en cazos de cobre a fuego directo con azúcar, hasta que empieza a desprenderse un dulce aroma y se le ve el fondo al cazo.

Con anterioridad, la fruta fue cocida con cáscara y semilla a baño María, después se pasó por una cernedora de tejamanil y crin de caballo (cabe destacar que cáscara y semilla no fueron retiradas por contener pectina, que es la gomita natural del fruto que permite que cuaje), sin embargo, el membrillo y los tejocotes son las únicas frutas que permiten que el ate cuaje solo.

Ya en la cazuela, fruta y azúcar en cantidades iguales en peso y volumen, se cuecen hasta hacer “cortina” -es decir, que no escurran- despegándose a continuación del molde; así estará listo para enmoldarlo en la forma que se desee, para después dejar enfriar y simplemente desmoldar. ¡Así surgió el primer ate de Valladolid!.

Posteriormente se fueron añadiendo sabores y se utilizaron frutos como la manzana, guayaba, durazno, perón, ciruela, chirimoya, higo y mango.

Siendo autoría de las monjas, y en el auge colonial de la llamada “ciudad de la cantera rosa”, fue lógico que esta hiciera del ate su dulce tradicional, y es por eso que hoy día, el ate es a Morelia, como la cajeta a Celaya, los camotes a Puebla o las fresas cristalizadas a Irapuato, por citar algunos ejemplos de la ricas tradiciones que en dulces y gastronomía en general, tiene México.

Te recomendamos comprarlos en: “Dulces Regionales Mi Nuez” Calle Vasco de Quiroga #16 frente al templo de la cruz en el centro de Morelia o en servis camelinas en los locales #345 y #447 cerca del área de comida.

Redacción YAM