Museo recuerda con flores y música a la pintora mexicana Frida Kahlo

Ciudad de México.- A 110 años del nacimiento de la pintora mexicana Frida Kahlo (1907-1954), que se cumplen este jueves, el museo que lleva su nombre en Coyoacán la recordará con una serie de actividades abiertas al público, entre las que figuran un par de recitales.

De acuerdo con la oficina de prensa de la llamada Casa Azul, de la calle de Londres, donde habitara la controvertida artista, las actividades arrancan al filo de las 13:00 horas con la instalación floral “La Flor del Templo. Homenaje a Frida”.

Dicha instalación, que vestirá la pirámide del jardín del Museo, está inspirada en los vestidos de Frida Kahlo. Se trata de un arreglo creación de Mario Arturo Aguilar, quien trabajó al lado de un equipo de artistas florales de Iztacalco, en colaboración con el Festival de Flores y Jardines (FYJA), bajo la curaduría de Paloma Porraz.

Respecto a los recitales, el recinto explicó que el primero de ellos, producido por el maestro Gabriel Mijares, incluye canciones mexicanas que gustaban a Frida y que serán interpretadas por la soprano Ana Karina Pegueros y por el Trío Homenaje.

Este último es una agrupación músico-vocal especializada en el género del bolero y particularmente en la interpretación de composiciones que caracterizaron a los tríos mexicanos de música romántica de las décadas del ’40 y del ’50.

Por la tarde, el Museo presentará al Trío Guelaguetza; estos músicos cantarán melodías originarias de Oaxaca, estado de la familia materna de Frida y del cual la artista adquiere su inconfundible estilo de vestimenta.

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón, quien es considerada una de las figuras más importantes y cotizadas de la plástica mexicana a nivel mundial, nació el 6 de julio de 1907.

Tuvo una infancia difícil, pues padeció poliomielitis, sin embargo, ello no le impidió continuar con sus estudios y asistir a la Escuela Nacional Preparatoria.

El 17 de septiembre de 1925 estuvo involucrada en un accidente de autobús que le fracturó varios huesos y le provocó lesiones en la espina dorsal, que la postraron en cama, donde comenzó a pintar. Se dice que Frida tuvo que pasar por 35 operaciones.

La pintura la acercó a artistas de la época, entre ellos, Diego Rivera (1886-1957), con quien se casó en 1929, y tras el enlace vivieron en La Casa Azul, que sirvió como estudio para ambos.

Su pintura se nutrió del sufrimiento de su condición física y de su tortuosa relación con Rivera, dejando para la posteridad una serie de obras de tinte autobiográfico, como “Las dos Fridas” (1939), “Viva la vida” (1954), “Unos cuantos piquetitos” (1935), “Diego en mi pensamiento” (1943), “La columna rota” (1944), “El verano herido” (1946) y “Frida y Diego” 1931).

Su talento pero también su historia de vida, la han llevado por años a los más prestigiados espacios dedicados al arte en el mundo. Frida murió el 13 de julio de 1954, cuando el Instituto Nacional de Bellas Artes le preparaba una retrospectiva, en el marco de un homenaje nacional.

El Museo Frida Kahlo está ubicado en el número 247 de la calle de Londres, colonia Del Carmen, Coyoacán, y está abierto de martes a domingo entre las 10:00 y las 17:45 horas.