Jardín Azteca

Un espacio sincrético: nos recuerda el trazado de los hermosos jardines franceses, el neoclasicismo de la época porfiriana y las antiguas glorias prehispánicas. Fue construido en 1866 para embellecer aún más la ciudad y darle un toque nacionalista a la arquitectura de Morelia. Pirámides en miniatura, fuente y bancas brocadas recrean una historia ideal.

  • La banca monumental del parque posee varios diseños, grecas y patrones que en lugar ser tomados de la cultura azteca se asemejan más a los de otros centros ceremoniales como Monte Albán.
  • La arquitectura art decó dejó numerosos vestigios que hoy se pueden apreciar en todo el estado de Michoacán. Uno de ellos es la estatua monumental de Morelos en la isla de Janitzio.
  • El Parque Azteca fue construido en los años finales del siglo XIX, antes de que la postrevolución intentara reforzar la identidad mexicana retomando aspectos de la cultura indígena.
  • En lo general, las fuentes del Centro Histórico tuvieron como objetivo primordial el abastecer de agua a los habitantes de las cercanías; sin embargo, por su posterior construcción, la fuente del Jardín Azteca siempre tuvo fines meramente ornamentales.
  • La zona en la que está construido el parque solía estar ubicada en las afueras de la ciudad y se conectaba a ella mediante la calzada. Ésta es la razón por la que se encuentren tantos conventos en el mismo sitio, pues en aquellos días se buscaba la tranquilidad y el aislamiento.
  • ¿Cómo vestir?
    Para visitar el parque viste libre, cómodo y casual, ya que antes tendrás que recorrer la calzada de Fray Antonio de San Miguel con sus cientos de metros de bella empedrada, o bien la atractiva y amplia Plaza Morelos.
  • ¿Qué comer?
    Cerca del lugar te encontrarás con restaurantes de prestigio como La Casa de la Calzada, en donde encontrarás lo más fino de la comida mexicana en un romántico ambiente colonial.
    Durante el mes de diciembre te encontrarás con ferias y verbenas que cubrirán el área cercana al Templo de San Diego que, además de ofrecer antojitos y botanas de todo tipo, también venderán las tradicionales cañas enchiladas, tradición michoacana por excelencia.
  • ¿Qué comprar?
    Un recuerdo de tu estancia en Morelia lo podrás conseguir en el legendario Callejón del Romance, a tan sólo unas cuadras, en el que encontrarás un puñado de tiendas de recuerdos y dulces típicos de la región.
    Las neverías de la avenida Madero que se encuentran del lado del Bosque Cuauhtémoc son de las más reconocidas de la ciudad. No debes dejar la oportunidad de probar una nieve de pasta o una paleta helada de gaspacho.

Lugares para visitar

  • Santuario Guadalupano de San Diego: Una iglesia muy particular que destaca de entre todas las edificaciones del centro histórico por su ostentoso interior.
  • Museo de Arte Contemporáneo Alfredo Zalce: Espacio ubicado en una antigua y afrancesada mansión que ahora alberga algunas de las obras más valiosas de las artes plásticas michoacanas.
  • Calzada de Fray Antonio de San Miguel: Casi no hay lugares con más historias y leyendas que esta hermosa calle empedrada con amplias bancas de cantera en pleno corazón de la ciudad.
  • Capilla de Lourdes: Este templo de estilo neocolonial tiene una de las posiciones más privilegiadas de la ciudad, al estar rodeado de los monumentos más representativos de todos los michoacanos.
  • Acueducto de Morelia: Monumento que además es una larga avenida donde el comercio, la diversión y los mejores cafés se mezclan para ofrecerte una postal de la verdadera Morelia.