Encuentro: Rusia; La nueva superpotencia

Foto: de la Red

Foto: de la Red

Por: Bryan Ramírez

Hace unas semanas escribimos en esta columna en sobre Estados Unidos ya cedió su poder geopolítico, en alusión a las negociaciones con Corea del Norte y la posible desnuclearización de la península. El día de ayer lunes 16 de Julio el presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump y Vladimir Putin, presidente de la

 Federación Rusa, se reunieron en Helsinki, la capital de Finlandia. Ante lo que muchos medios han calificado como el sometimiento de Estados Unidos ante el que hace 3 décadas era el enemigo número, pareciera como si existiera un hackeo de la historia moderna, nada alejado de la realidad si tomamos en cuenta que la élite del poder en Estados Unidos sigue teniendo la fuerte sospecha de la intervención rusa en las elecciones presidenciales del 2016, comicios en los que resultó sorpresivamente ganador Donald Trump.

Los políticos estadounidenses no se equivocan al expresar que su nación está siendo desplazada por la Rusia de Vladimir Putin, y aunque parezca que el poder radica en un solo hombre no está tampoco tan alejado de la realidad, si tomamos en cuenta que pudo intervenir en Medio Oriente desde hace 3 años, interviniendo principalmente en Siria, donde se logró erradicar con el terrorismo islámico, un éxito militar importante que permitió ser la sede de la Copa Mundial de Fútbol sin problemas de seguridad. En alianza con China, Vladimir Putin está logrando desplazar el poder de occidente en varias regiones del planeta, su influencia es tal que varios hechos históricos están sucediendo, el acercamiento de ambas Coreas es un ejemplo claro, el posicionamiento económico de China en conjunto con el poderío militar de Rusia heredado por el gran monstruo que era la Unión Soviética, han convertido al mundo en una era multipolar, atrás quedó el rol que nadie pidió, de Estados Unidos como gran policía del mundo, de consolidarse un mundo multipolar, controlado por las principales potencias económicas y militares, Rusia, China, Estados Unidos y los países miembros de la Unión Europea serán quienes tomen las decisiones de los desequilibrios de seguridad en todo el planeta, lo vimos en medio oriente con Siria, donde hasta China llegó con inversiones multimillonarias para financiar la reconstrucción de la nación árabe.

Será muy difícil que Estados Unidos recupere su posición como líder mundial, con Donald Trump al frente de la nación yanqui pareciera que está destinado a debilitar a la establishment del poder político y económico, que por siglos controlaron la nación, y de hecho lo está haciendo, el iniciar una guerra comercial con sus principales aliados, pero al mismo tiempo buscando remediar viejos conflictos militares e ideológicos, en un intento por alejarse de la doctrina del Destino Manifiesto que rigió a nuestro vecino del norte desde su fundación, aunque irónicamente podría definir que Estados Unidos está viviendo su propio Destino Manifiesto al estar siendo dividido su poder máximo del cual gozó desde principios de los 90`s con el final de la guerra fría.

Está claro que la nueva superpotencia, geopolíticamente hablando, será Rusia, ¿cuál será el interés de esta nación para con el resto del planeta? Solo el tiempo nos dará esa respuesta.