Encuentro: Estados Unidos ya cedió su poder geopolítico y económico

Foto: Cortesía

Foto: Cortesía

Por: Bryan Ramírez

Pareciera como una historia de ficción de lo más ilógica e irreverente el pensar que, la hasta ahora potencia económica y militar a nivel mundial este cediendo su liderazgo, sin la necesidad de una gran guerra mundial Estados Unidos ha cedido su poderío a China y Rusia, en hechos cada vez más evidentes el 

presidente Donald Trump ha está demostrando que las decisiones económicas, políticas y militares están bajo la orden de China y Rusia.

El mes pasado vimos como el presidente Xi Jinping consolidó su poder absoluto sobre China, un liderazgo tan poderoso no visto desde Mao Tse Dong, la reelección indefinida y el control totalitario del partido comunista chino colocan al actual presidente de la nación oriental en una posición que incluso lo coloca como el el hombre más poderoso del planeta según la revista Forbes, y que se hace notar ese poder más allá de sus fronteras, y no solamente en la clara intervención en el conflicto en Siria, sino también en lo que parece ser un evidente “visto bueno” para las negociaciones de paz en Corea, un hecho histórico que nada tiene que ver con el falso liderazgo de Donald Trump sino con la aprobación de China y Rusia detrás, dejando a Estados Unidos como un protagonista ante la prensa internacional, con una clara intención de comprometer a occidente a no continuar con la cultura intervencionista que caracteriza a los yanquis, dejar que algunos aventurados pidan que al magnate neoyorquino se le otorgue el Premio Nobel de la Paz por lograr sanar una de las heridas aún abiertas de la segunda guerra mundial que es el caso de la aún activa Guerra de Corea, es solamente vanidad.

Con la administración Trump es claro que los únicos intereses que desea satisfacer es el de los ciudadanos y no de la élite política – económica de su país, busca que las fábricas regresen a su país para continuar generando empleo como es el caso del sector automotriz, alejándose de países emergentes que ofrecen mano de obra barata a cambio de atraer la inversión, es por ello que México se está viendo tan afectado por la llegada de un hombre que no pertenece a la élite política de Estados Unidos, y que por cierto está obligando al gobierno de nuestro país a homologar los salarios al menos en el sector automotriz a la par con nuestros vecinos del norte.

¿Acaso no parece extraño que el gobierno que encabeza Donald Trump no está interviniendo en las elecciones presidenciales en nuestro país? Cuando cada sexenio podíamos ver declaraciones de altos funcionarios en Estados Unidos evidenciando su apoyo a cierto candidato, es más que claro que no hay interés por controlar geopolíticamente ningún territorio, y como lo hemos visto en varios conflictos militares en varias regiones del planeta, China y Rusia están tomando e! control y así seguirá siendo, Estados Unidos cedió su liderazgo y no fue necesario invadir la nación occidental, tal vez más temprano que tarde sea más evidentes  las en los hechos las teorías conspirativas que sugieren que Rusia logró posicionar a Donald Trump en el ámbito político para catapultar hasta la presidencia del país más poderoso del planeta, un personaje que hace 5 años nadie lo hubiera imaginado dirigiendo a los Estados Unidos, muchos menos aparecía visible entre la población mundial, al ser solo un multimillonario del sector de los bienes raíces y no un líder político.

Aún es pronto para que el nuevo orden mundial se consolide, las potencias que están involucradas en repartirse el poder que deja la ausencia de control por parte de Estados Unidos están generando protagonismo de manera paulatina pero que ya es evidente la presencia. México es un protagonista de ese nuevo orden mundial, y veremos muy pronto que la tutela política y económica de nuestro vecino del norte ya no estará ahí, ese liderazgo ya lo cedió a Rusia y China, y pasarán muchas décadas antes de ceder ese poderío, el destino geopolítico de varias regiones del mundo está en sus manos.

 

 

Twitter: @bramirezh

LinkedIn: Bryan Ramírez