Encuentro: El fantasma de una crisis financiera global

Por: Bryan Ramírez

El lunes 17 de Marzo de 2008 el Banco Bear Stearns, fundado en Nueva York en 1923 y el cual sobrevivió a crack de 1929 y su posterior depresión, así como a la crisis de 1987, fue comprado por JP Morgan para evitar su quiebra, meses antes de la quiebra de Lehman Brothers, la cual marcó la crisis de los créditos 

suprime, aquella última gran depresión que todos temieron fuera catastrófica por presentarse en un mundo más globalizado.

Aquella crisis de 2008 tuvo la clara intervención del gobierno de Estados Unidos en la economía, rescatar a los bancos con dinero de los contribuyentes no es más que la muerte del propio capitalismo, y aunque no sucedió del todo, tal vez la economía mundial quedó en una especie de pausa, los vicios y la corrupción corporativa no se han erradicado en el sistema financiero mundial. Es clara la ambición de los grandes grupos financierosde colocar créditos con alto nivel de riesgo, tanto que la deuda global ya asciende a más del 60% de lo que se encontraba hace 10 años, si una gran burbuja se revienta y arrasa con el sistema financiero mundial y la economía global, será tan rápido y desastroso, y no por el gran nivel de capital distribuido en diferentes mercados, sino por lo inmensamente conectados que nos encontramos en la actualidad, hace 10 años transferir dinero de un lugar a otro era un poco más tardado, comprar un bien o servicio por internet o comprar divisas de otro país era más complicado, hoy lo podemos hacer en cuestión de segundos. ¿Qué sucedería si un banco de gran tamaño y renombre entra en quiebra y el pánico se apodera de sus clientes? Seguramente todos querrán sacar su dinero de inmediato, y muchos lo harán de manera casi instantánea, o transformar sus ahorros e inversiones en algún bien tangible o en alguna otra divisa más segura y confiable.

El mercado de las criptodivisas podría ser una de las primeras burbujas en reventar, en el criptomercado están en juego cientos de miles de millones de dólares, que se podrían esfumar en segundos, si los inversores así lo deciden, tan solo el mercado del bitcoin tiene un valor de $114 billones de dólares, una divisa digital que no la respalda nada ni nadie, pero es muy usada en mundo web. Las criptodivisas pueden ser la próxima burbuja por reventar o el refugio de los inversores cuando el pánico se apodere de los inversores y nadie le tenga confianza a los bancos, de ser así viviríamos el nacimiento de un nuevo sistema financiero mundial, totalmente digital y sin un regulador central.

Lo cierto es que los ciclos económicos no se detienen, y la próxima fase de la economía mundial es la recesión, y esta vez será más dura y sistémica que en 1929 o 2008, un caos nunca visto en la economía global ni en la historia moderna.